compostaje.es.

compostaje.es.

¿Qué se puede y qué no se puede compostar?

¿Qué se puede y qué no se puede compostar?

Introducción

El compostaje es una técnica de gestión de residuos orgánicos que consiste en la transformación de restos orgánicos en abono natural. El compostaje es una práctica ecológica y sostenible que permite reducir la cantidad de residuos enviados a los vertederos y, por lo tanto, disminuir el impacto ambiental de su gestión. El proceso de compostaje es relativamente sencillo y no requiere de grandes inversiones. Se trata de una técnica que puede llevarse a cabo tanto a escala doméstica como industrial, y que aporta múltiples beneficios tanto económicos como medioambientales. Uno de los aspectos más importantes del compostaje es la selección de los residuos que se van a utilizar como materia prima para la elaboración del compost. A continuación, vamos a analizar qué se puede y qué no se puede compostar.

¿Qué se puede compostar?

En general, se pueden compostar todos aquellos residuos orgánicos que proceden de la naturaleza o de la actividad humana. A continuación, detallamos los más comunes:

Restos de comida

Los restos de comida son una de las principales fuentes de residuos orgánicos que se pueden utilizar para hacer compost. Entre los restos de comida que se pueden compostar se encuentran los siguientes:
  • Frutas y verduras
  • Cáscaras de huevo
  • Cáscaras de nueces
  • Posos de café y té
  • Restos de comida cocida (excepto carne y pescado)
Es importante recordar que los restos de comida que se utilizan para hacer compost deben estar libres de sal, aceite y otros condimentos.

Residuos de jardín

Los residuos de jardín son otra fuente importante de materia prima para el compostaje. Entre los residuos de jardín que se pueden compostar se encuentran los siguientes:
  • Hojas secas
  • Ramas y podas de árboles y arbustos
  • Restos de césped
  • Flores y plantas
Los residuos de jardín que se vayan a utilizar para hacer compost deben estar limpios y libres de pesticidas y otros productos químicos.

Residuos de animales

Los residuos de animales también son una fuente de restos orgánicos que se pueden utilizar para hacer compost. Entre los residuos de animales que se pueden compostar se encuentran los siguientes:
  • Estiércol de herbívoros (vaca, caballo, etc.)
  • Guano de aves
  • Pelos y plumas
Es importante que los residuos de animales que se vayan a utilizar para hacer compost estén libres de patógenos y otras sustancias nocivas.

¿Qué no se puede compostar?

Aunque en general se pueden utilizar una gran variedad de residuos orgánicos para hacer compost, existen algunas limitaciones en cuanto a qué se puede compostar y qué no. A continuación, detallamos los residuos que no se pueden utilizar para hacer compost:

Carne y pescado

La carne y el pescado no se deben utilizar para hacer compost, ya que pueden atraer a animales y provocar malos olores. Además, los restos de carne y pescado pueden tardar mucho tiempo en descomponerse completamente y pueden favorecer el crecimiento de bacterias perjudiciales.

Lácteos

Al igual que la carne y el pescado, los lácteos no se deben utilizar para hacer compost. Los productos lácteos pueden atraer a animales y favorecer el crecimiento de bacterias perjudiciales.

Aceites y grasas

Los aceites y grasas no se deben añadir al compostaje, ya que pueden obstruir los poros del suelo y dificultar la circulación del aire.

Materiales plásticos y sintéticos

Los materiales plásticos y sintéticos no son biodegradables y, por lo tanto, no se pueden utilizar para hacer compost.

Residuos tóxicos

Los residuos tóxicos, como por ejemplo los productos químicos y los medicamentos, no se deben añadir al compostaje, ya que pueden contaminar el suelo y el compost.

Conclusión

El compostaje es una técnica sencilla y económica que permite transformar los residuos orgánicos en abono natural. Para conseguir un buen compost, es importante seleccionar los residuos adecuados y evitar aquellos que no son biodegradables o que pueden ser perjudiciales para la salud o el medio ambiente. Aplicando estas recomendaciones, cualquier persona puede hacer su propio compost en casa y contribuir así a la protección del medio ambiente.